Real Congregación de Naturales y Originarios de las tres Provincias Vascongadas


En 1715 se reunió en Madrid un grupo de 124 vascongados que decidieron fundar una Congregación con fines benéficos bajo la advocación de San Ignacio de Loyola. El Consejo de Castilla aprobó las Constituciones en 1718 y desde entonces la Congregación, y a lo largo de más de 300 años de historia ha continuado con su misión.

La Congregación tiene como sede la Iglesia de San Ignacio de Loyola, de Madrid, donde realiza sus actividades. Este blog es un canal de información dirigido a todos sus miembros y personas interesadas en conocerla más de cerca.


(Para visualizar correctamente este blog se recomienda tener instalado el navegador Google Chrome).

________________________________________________________________________________________________________________________________________

1º de Adviento (29 de noviembre de 2015)

Lc 21,25-28.34-36

1-    Lucas 21,25-27. Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra la angustia se apoderará de los pueblos, asustados por el estruendo del mar y de sus olas. Los hombres se morirán de miedo, al ver esa conmoción del universo; pues las potencias del cielo quedarán violentamente sacudidas. Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube con gran poder y gloria. Cuando empiecen a suceder estas cosas, cobrad ánimo y levantad la cabeza, porque se acerca vuestra liberación.

·     En este comienzo del Año Nuevo litúrgico, el texto de Lucas utiliza un lenguaje apocalíptico, que estaba muy en boga en tiempos de Jesús. Los judíos de entonces esperaban el fin próximo del mundo.
·        Se acudía al género apocalíptico para explicar situaciones difíciles que padecía el pueblo judío, como por ejemplo, la opresión romana, que sufrían entonces. Imaginan los judíos que a favor de ellos, los preferidos de Dios, éste intervendría aplastando a los romanos con todo el poder de su brazo vengador para purificar el mundo e inaugurar la nueva sociedad. Pero Dios, que ama a los romanos tanto como a los judíos, no intervino.

·     Muchos cristianos también participaban de estas mismas creencias y unían el fin del mundo con la segunda venida de Jesús. Seguramente, Jesús también se contagió de esta creencia.

·     Por lo demás, sabemos que el cosmos, la tierra, los planetas, las estrellas tendrán una vida limitada: nacen, se desarrollan, menguan y mueren.

·     En el evangelio de hoy late este espíritu apocalíptico. Nosotros nos distanciamos de los que ven en estos textos pistas para deducir el fin del mundo, como lo hacen algunos grupos religiosos.

·     Entonces verán venir al Hijo del hombre… El texto tiene marcado tinte optimista, por el triunfo de Cristo, que es también el nuestro. Con fe firme esperamos la transformación del universo en una tierra nueva y en un cielo nuevo. Al final, pues, prevalecerá el infinito Amor de Dios. La frase de Karl Rahner “Rodeados y perforados por el misterio de Dios”, que veladamente habremos experimentado en la tierra, se habrá vuelto en evidencia en los nuevos cielos.

2-    Daniel 7,13-14. Este pasaje dice: Seguía yo contemplando estas visiones nocturnas y vi venir sobre las nubes alguien semejante a un hijo de hombre; se dirigió hacia el anciano y fue conducido por él. Se le dio poder, gloria y reino, y todos los pueblos, naciones y lenguas le servían. Su poder es eterno y nunca pasará, y su reino jamás será destruido.

·        Después de la muerte de Jesús, los primeros cristianos se encontraron con este texto y no dudaron en aplicárselo a él. Creían, sin asumo de duda, que en la historia humana la última palabra la tendría Cristo, y utiliza una imagen: Jesucristo viniendo al fin de los tiempos sobre una nube. Lo que se identifique con su estilo de vida será valorado, y todo lo demás será tenido como inútil.

3-    Lucas 21,28. Cuando empiecen a suceder estas cosas, cobrad ánimo y levantad la cabeza, porque se acerca vuestra liberación.

·        ¡Precioso verso que irradia esperanza y optimismo! La vida no es un caos. Tiene sentido. Podemos decir que al final de la historia humana, triunfará el ideal del hombre pleno, que es Jesús.

·        El texto nos quiere poner en el centro de la historia a Dios, que rige el destino de la humanidad, y nos llama a convertir nuestra vida en una respuesta al amor de Dios y al servicio al hermano. Los cristianos fieles a Jesús pueden tener la seguridad de que están en el camino recto, que conduce a la plenitud, a la liberación.

·     Textos como éste deberían llevarnos a interrogar si nos dejamos conducir por su espíritu. Nos haría bien el dejarnos interpelar por el pensamiento de Felicísimo Martínez cuando dice: Nuestro mundo es una sociedad “enferma de sentido”. Síntoma de esta enfermedad sería la desproporción entre el desarrollo científico-técnico, el crecimiento económico y el aumento de poder, por una parte, y la pobreza en sabiduría, en educación de la conciencia, en sensibilidad hacia los valores del espíritu, por otra. Efectivamente, esta es una sociedad abundante en medios y escasa en fines o, lo que es lo mismo, abundante en desarrollo y escasa en sentido.

+ La vida humana es demasiado digna para atravesarla irreflexivamente. Es demasiado valiosa para perderla inútilmente. Solo se vive una vez. ¿Por qué no preguntarse, alguna vez, si nuestra vida está teniendo el verdadero sentido?   ¿Tanto daño puede hacernos una pregunta tan importante? Y, aunque nos inquiete en la distancia corta, ¿no será una pregunta beneficiosa para las distancias largas? (CREER EN EL SER HUMANO. VIVIR HUMANAMENTE. Martínez  DÍez, Felicísimo. Página 46).

4-    Lucas 21,34. Procurad que vuestros corazones no se emboten por el exceso de comida, la embriaguez y las preocupaciones de la vida, porque entonces ese día caerá de improviso sobre vosotros.

·        Este versículo nos pone en alerta para que lo secundario (la comida) no cobre la importancia de lo primario (la vida).

·        Sin duda, la comida y la bebida procuran al ser humano unas sensaciones placenteras notables, que están orientadas al cuidado de las personas, así como el sexo protege la perpetuación de la especie humana.

·        Así y todo, su importancia no es central, pues están subordinadas a la vida de las personas, que es la que tiene la verdadera importancia.


·      Invitación, pues, a poner un orden en nuestros actos y apreciaciones, para que lo perecedero no se sitúe en el centro de nuestra vida.

  P. Pedro Olalde.

Fallecimiento de Maritxu Abaitua

La Junta de Gobierno de la Real Congregación de Naturales y Originarios de las tres Provincias Vascongadas desea hacer presente su dolor por el fallecimiento de nuestra veterana congregante Maritxu Abaitua Churruca.

Maritxu siempre fue una fuerza viva para esta Congregación. La fuerza de sespíritu siempre estará presente entre nosotros. 

La misa funeral, en la que cantará el Orfeón, se celebrará el domingo 29 de noviembre a las 12,OO hrs. en la Iglesia de San Ignacio.
                                                                                                     

Cristo Rey (22 de noviembre de 2015)

Jn 18,33-37

     1-    Primer modo de entender la fiesta de Cristo Rey.

·        Es el de considerar la realeza de Cristo en gloria y poder, al modo como nos pueden sugerir hoy los nombres de gobernantes o políticos famosos, como César Augusto, Diocleciano o Alejandro Magno.

·     Como a éstos  se les erigen monumentos en las ciudades o cimas de los montes, así a Cristo se levantan también estatuas en los lugares bien visibles para su mayor gloria y renombre.

·        Con el título de “Reinaré en España”, se erigió en la más importante avenida de Bilbao un grandioso monumento a Cristo Rey.

·        Esta fiesta la estableció Pío XI en 1925, en una época en que la Iglesia se veía envuelta en la lucha contra sus enemigos.

·        Soplaban vientos favorables a la monarquía. Ésta se apoyaba en la Iglesia, y muchos eclesiásticos y fieles se declaraban monárquicos. En cambio, las ideas progresistas y socializantes se consideraban antimonárquicas y antieclesiales.

·        Era el tiempo del poder temporal de los papas, que eran aclamados como reyes, al grito de  ¡Viva el Papa Rey! El signo visible de esta realidad era la tiara y la triple corona del Rey-Sacerdote-Profeta, que llevaba el papa.

·        Fue una época muy polémica, en la que la Iglesia, contagiada por el dominio temporal, buscaba para sí la realeza, acompañada de privilegios. Fue cuando se instaba a los gobiernos católicos del mundo a consagrar sus naciones a Cristo Rey del Universo y a erigir monumentos al Sagrado Corazón de Jesús.

·        Felizmente, aquellos tiempos ya pasaron y la historia purificó la fachada un tanto ensuciada de la vieja Iglesia de Cristo, cuyos representantes se fijaron en la realeza de Cristo, en su exclusivo carácter dominante. Hoy, purificados del lastre de una deficiente comprensión de la Palabra de Dios, reflexionamos en el significado más evangélico de esa palabra: ¿Tú eres rey? Tú lo has dicho, yo soy rey.

·        Los textos evangélicos, como el de hoy, no dan pie para entender de este modo la realeza de Cristo. Ningún atisbo de gloria, dominación y poder se puede desprender de las enseñanzas evangélicas y de la vida de Cristo.

     2-    Jn 18,33-37. La segunda forma de entender la realeza de Cristo.

·        Pilato volvió a entrar en su palacio, llamó a Jesús y le interrogó: ¿Eres tú el rey de los judíos? Jesús le contestó: ¿Dices eso por ti mismo o te lo han dicho otros de mÍ? Pilato replicó: ¿Acaso soy yo judío? Son los de tu propia nación y los jefes de los sacerdotes que te han entregado a mí. ¿Qué es lo que has hecho? Jesús le explicó: Mi reino no es de este mundo. Si lo fuera, mis seguidores hubieran luchado para impedir que yo cayese en manos de los judíos. Pero no, mi reino no es de este mundo. Pilato insistió: Entonces, ¿eres rey? Jesús le respondió: Soy rey, como tú dices. Y mi misión consiste en dar testimonio de la verdad. Precisamente para eso nací y para eso vine al mundo. Todo el que pertenece a la verdad escucha mi voz.

·        La 2ª forma de considerar a Cristo Rey no es al estilo de los príncipes y gobernantes de este mundo, que rigen a sus súbditos con dominio y poder. Ningún parecido tiene Jesús con la forma de gobierno de Pilato, Herodes, Antipas, de su tiempo ni con los modernos reyes que gobiernan los destinos del mundo con mano férrea.

·        En el diálogo con Pilato, las palabras en las que Jesús se autoproclama rey, son éstas: Soy rey, como tú dices. Y mi misión consiste en dar testimonio de la verdad. En pocas palabras, Jesús es rey, porque pertenece a la verdad y da testimonio de la misma.

·        Y podemos preguntarnos, ¿cuál es la verdad de Jesús? La verdad de Jesús es ser rostro de Dios ante los hombres con sus dichos y hechos. Es ser su Ungido, ser la misericordia divina. Es conducirse en todo por el amor y la solidaridad con los hombres, especialmente los más débiles.

·        Ser rey, aquí, significa ser dueño de sí mismo. En el fondo, lo que está en juego es la humanidad. Es rey y dueño quien es plenamente humano: libre, responsable, bondadoso, solidario, defensor de los derechos de los hombres.

·        Y ¿cuál es la verdad del hombre? La verdad del hombre es su carácter religioso, es ser retrato de Dios, hijo adoptivo de Dios, llamado a reproducir los rasgos más profundos de su modelo Cristo: perdón, misericordia, ternura y amor.

     3-    Reyes y esclavos.

·        Así pues, llegamos a la conclusión de que, hablando en general, sin muchas matizaciones, el mundo se divide en dos clases de personas. 1) Los que tienden a ser dueños de sí y cultivan los valores de la solidaridad, la ayuda y el compartir. 2) Los que, de una forma u otra, son dominantes, no tienen ninguna consideración al prójimo, y procuran por todos los medios extorsionar, robar y aprovecharse del prójimo para su bienestar egoísta.

·        Alejandro Magno de Macedonia fue uno de los de los reyes más poderosos del mundo. Vivió en el siglo IV a. C. Reunió bajo su mandato medio mundo. Se le considera como uno de los estrategas militares más notables de cuantos han existido.

·       Aunque los historiadores no suelen dar muchos datos sobre su personalidad, se sabe que no debió de ser ningún modelo de humanidad y se dejó llevar por su ambición de poder y dominio sobre la mayor parte del mundo conocido en su tiempo. Así pues, participó muy poco del concepto “rey” en el sentido evangélico. En este sentido, más que rey, los filósofos cínicos le tildarían de esclavo.

      P. Pedro Olalde.

Últimas noticias

Estimado congregante:

Los últimos acontecimientos que han tenido lugar en esta Real Congregación son los siguientes:

- El domingo 11 de octubre, celebramos la Festividad de la Virgen de Begoña, acto que resultó muy entrañable, terminando con un buen aperitivo.

- El sábado 17 de octubre, a las 19.45 hrs. cantó el coro donostiarra CUM JUBILO ABESBATZA, incluyendo este acto una actuación de nuestro querido Fermín Pujol con su armónica, quien tras una breve introducción en la que contaba cómo un grupo de gente, entre los que él se encontraba y otros ya no, trabajó por la Congregación. A ellos, Fermín ofreció un sentido Oiñazez de Aita Donostia. Eskerrik asko, Fermín.

- El 1 de Noviembre celebramos por todos los fallecidos del año anterior.

- El domingo 15 de Noviembre celebramos misa funeral por Rafael Zabala Unzurrunzaga, natural de Bergara. Cantará el Orfeón.

Próximamente, el 19 de Noviembre a las 19.00 hrs. y organizado por la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País, tendrá lugar la conferencia homenaje al Padre José María Arizmendiarrieta Madariaga, fundador de Mondragón Corporación Cooperativa en el País Vasco, en el centenario de su nacimiento. La conferencia tendrá lugar en la calle Castelló, 76.

Por último, quisiéramos dar la bienvenida a nuestros congregantes Francisco y Emilio Sánchez del Corral Usaola y a Mari Paz Díaz Cremades. Ongi etorriak!


33º Domingo ordinario (15 de noviembre de 2015)

1-    Mc 13,24-32.

·        El evangelista Marcos habla aquí del fin del mundo. Este texto leemos hoy, por estar al final del Año Litúrgico y del año civil. Saludable es meditar sobre este acontecimiento. Pero, ¿qué significa el fin del mundo para el evangelio? Significa el cumplimiento definitivo del plan de Dios con el triunfo universal de Cristo. Con él, que es nuestro Salvador, triunfa toda la humanidad.

·        Estamos, pues, ante un relato optimista: triunfo de Cristo y triunfo de la humanidad, transformación del universo en una tierra nueva y un cielo nuevo. El optimismo se hace esperanza, cuando en medio de la destrucción general, el pasaje nos presenta la aparición universal de Cristo Resucitado, sobre las nubes, como expresión de su majestad y poder. La comparación de la higuera subraya ese optimismo.
·        Nadie sabe cuándo será ese final, sólo Dios Padre. Esta y otras frases sirven a los Testigos de Jehová para afirmar que Jesús es inferior a Dios Padre y no es Dios. No quieren entender que aquí el evangelio se refiere a Jesús en su vida oculta y él tenía que actuar como cualquier ser humano.

·        Jesús, como la gente de aquel tiempo, creía que el fin del mundo estaba próximo. Por eso dice que no pasará esta generación sin que suceda todo esto. El final no llegó. Pero la promesa de Jesús se realizó en su resurrección. Ese es el gran triunfo inicial que experimentaron las gentes de aquella generación, y hoy lo experimentamos nosotros.

·    Tomemos la actitud optimista que nos transmite este evangelio por el triunfo de Cristo, que es el nuestro. Y olvidémonos del fin del mundo, que es una preocupación poco cristiana. Para cada cual, el fin del mundo es su propio final. Preparemos nuestra partida haciendo todo el bien que podamos.

 2-    El lenguaje apocalíptico

Pasada la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá y la luna no dará resplandor; las estrellas caerán del cielo y las fuerzas celestes se tambalearán. Entonces verán venir al Hijo del hombre entre nubes con gran poder y gloria. Él enviará a los ángeles y reunirá de los cuatro vientos a sus elegidos, desde el extremo de la tierra al extremo del cielo (Mc 13,24-27).

·    Decimos que este pasaje está escrito en lenguaje apocalíptico. Podemos decir que la apocalíptica supone una actitud vital. Se trata de un género literario que quiere “desvelar”. Camina hacia el futuro partiendo de la palabra de Dios.

·        Presenta una visión pesimista del mundo, que no tiene arreglo; por eso, tiene que ser destruido (el sol se oscurecerá, las estrellas caerán del cielo…) y debe ser sustituido por otro mundo de nueva creación. Invita, no a cambiar el mundo sino a huir de él. El mundo futuro no tendrá ninguna relación con el presente. El propósito es animar a la gente en tiempo de crisis para que no se desespere. El resto que se mantenga fiel, triunfará con Él. Todo lo demás será aniquilado.

+ Mateo 27,50-53. Y Jesús, dando de nuevo un fuerte grito, entregó su espíritu. Entonces, el velo del templo se rasgó en dos partes de arriba abajo; la tierra tembló y las piedras se resquebrajaron; se abrieron los sepulcros y muchos santos que habían muerto resucitaron, salieron de los sepulcros y, después que Jesús resucitó, entraron en la ciudad santa y se aparecieron a muchos.

·   Es otro ejemplo de relato apocalíptico. Cuando el judío se da cuenta de que algo importante ha ocurrido (aquí es la muerte de Jesús), recurre a la apocalíptica.

·        Aquí, el judío Mateo, describe la muerte de Jesús en un escenario apocalíptico: el velo del templo se rasgó, el cielo se oscureció, los sepulcros se abrieron, los muertos salieron de sus sepulcros y entraron en la ciudad santa.

·       Estas cosas ni ocurrieron ni van a ocurrir. Son un modo simbólico-literario para describir ciertas cosas importantes, que se nos escapan. En concreto, tratan de explicarnos la muerte de Cristo, un hecho significativo, estremecedor, inexpresable para quienes conocieron a Jesús, el justo por antonomasia, y no encontrando palabras para explicarlo utiliza el lenguaje apocalíptico. No nos imaginamos que semejante descripción se pueda aplicar a la muerte de ninguno de los humanos.

 3-    Marcos 13,28-29. Fijaos en lo que sucede con la higuera. Cuando sus ramas se ponen tiernas y brotan las hojas, conocéis que se acerca el verano. Pues lo mismo vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que ya está cerca, a las puertas.

·        Esta comparación de la higuera nos hace reflexionar sobre la manera de concebir la vida. ¿Es la vida un eterno retorno, que va de la nada a la nada? ¿Concebimos la vida con un gran círculo, girando y repitiendo siempre lo mismo? ¿Es la vida humana un comienzo en la nada que se precipita hacia la nada, como en una procesión de fantasmas, que van a ninguna parte?


·        Hay otra manera de concebir la vida, como la entiende la Biblia. Vendría reflejada por una línea recta ascendente: nacemos, crecemos, amamos y nos desarrollamos en un continuo acercamiento a la plenitud, a Dios. En esta concepción, vivir es esperar; la vida es un recorrido hacia el futuro, y rompe su barrera  por medio de la esperanza.

      P. Pedro Olalde.

32º Domingo ordinario (8 de noviembre de 2015)

Mc 12,38-44

Marcos 12,38-44. En su enseñanza decía también: Tened cuidado con los maestros de la ley, que gustan de pasearse lujosamente vestidos y de ser saludados por la calle. Buscan los puestos de honor en las sinagogas y los primeros lugares en los banquetes. Éstos, que devoran los bienes de las viudas con el pretexto de largas oraciones, tendrán un juicio muy riguroso.

Jesús estaba sentado frente al lugar de las ofrendas, y observaba cómo la gente iba echando dinero en el cofre. Muchos ricos depositaban en cantidad. Pero llegó una viuda pobre, que echó dos monedas de muy poco valor. Jesús llamó entonces a sus discípulos y les dijo: Os aseguro que esa viuda pobre he echado en el cofre más que todos los demás. Pues todos han echado de lo que les sobraba; ella, en cambio, ha echado de lo que necesitaba, todo lo que tenía para vivir.

 1-    Marcos 12,38.

·         Una plaza pública. Doce del mediodía de una jornada festiva. Dos hombres vestidos con largas túnicas pasean mientras hablan animosamente entre ellos.

·         Observan a la gente, que a esa hora se encuentra en la plaza. Algunos de ellos se apresuran a acercarse a los dos hombres que expresarles su devoción y rendirles pleitesía.

·         Les suceden otros, que con grandes muestras de cordialidad se dirigen a los dos paseantes.

·         En un ángulo de la plaza hay un hombre sentado, que está observando todo. Su nombre, Jesús. Le rodea un grupo de amigos. Este hombre, con fama de sabio, despliega sus labios para decirles:    
                                                                                  
 + Vosotros no hagáis eso nunca. No os exhibáis para que os salude la gente y así sentiros superiores a todos. No haya entre vosotros personas de primera y de segunda, pues todos tenéis la misma dignidad de criaturas del Padre Dios, que os reconoce de su familia.

 2-    Marcos 12,39

·         Cambio de decorado. Celebración del banquete de bodas del hijo de una familia rica. Asiste una infinidad de invitados. Entre ellos, las autoridades civiles y religiosas de la ciudad, todos elegantemente vestidos.

·         Llama la atención por su sencillez, el hombre Jesús, vestido con una túnica de una sola pieza. Está solo. Sus amigos no fueron invitados.

·         Y observa que las dignidades religiosas están rodeando al anfitrión en actitud suplicante para ocupar los asientos reservados.

·         El hombre de la túnica piensa para sí: “Miserables de vosotros que cifráis vuestra dignidad en aparentar ser más que otros”.

 3-    Marcos 12,41-44

·         Tercer decorado. Gazofilacio o Arca del Tesoro del Templo. Espacio donde se recogen las ofrendas para el lugar santo. Hay 13 cepillos grandes en forma de trompeta. El hombre de la túnica inconsútil está sentado, rodeado de los suyos. Y con su mirar profundo penetra en lo que acontecen los corazones de los protagonistas: los ricos, que, ostentosamente dan grandes sumas de lo que les sobra. Y la pobre viuda, que se desprende de lo que le hace falta, hasta quedarse sin nada.

·         La voz crítica del maestro pone a cada uno en su sitio:

+ Esta pobre viuda ha dado más que todos los demás juntos. No seáis vosotros como los primeros. Para sentiros importantes, no necesitáis que os alaben los demás en público. Tampoco tenéis necesidad de hacer exhibición de que sois más generosos que otros.

 4-    Actualización del mensaje

·         Cuarta escena. Decorado moderno. Lugar: iglesia de san Pedro de Basauri, cerca de Bilbao. Aquí también se celebra una boda. En la lejanía del coro, el organista trata de arrancar al instrumento las notas más brillantes y festivas de que es capaz.

·         Cuando el celebrante apenas había iniciado su homilía y se dirigía a los novios, a los padrinos y a un público de un centenar de asistentes, se oyó el chirrido de la puerta lateral delantera de la iglesia, que se abría para dar paso a un hombre de andar lento y vestido andrajoso. Avanzó con paso vacilante y se situó delante del altar.

·         El oficiante se detuvo y dirigió una mirada interrogativa a los novios. Éstos bajaron al encuentro del pobre y sin mediar palabra le ayudaron a subir y le hicieron sentar a su lado. El sacerdote improvisó un saludo de bienvenida al mendigo y continuó con su comentario.

·         Acabada la ceremonia religiosa, el desconocido fue invitado al banquete en el restaurante san Roque de Artxanda. Al son de la Marcha nupcial de Mendelson, hicieron su entrada solemne los nuevos casados, que tomaron sus asientos en la presidencia, rodeados de sus familiares.

·         Al pobre le situaron junto a ellos, el cual pasó el día más feliz de su vida, aunque, a veces, le costaba dar crédito a lo que estaba viendo.

Esta historia no ocurrió nunca. La última historia ha sido soñada e inventada por mí. No encaja lo más mínimo dentro de los usos y costumbres de nuestra sociedad, incluso la cristiana.

Pero donde encaja es dentro del espíritu del evangelio, dentro de las enseñanzas y proceder de Jesús.

Lo relatado sería lo que haría Jesús, mejor dicho, era lo que hacía en circunstancias bien diferentes, cuando comía con publicanos y pecadores.

P. Pedro Olalde.

Todos los Santos (1 de noviembre de 2015)

Mt 5,1-12a

  1-    Introducción. Hoy, para nuestra consideración, se nos proponen las ocho bienaventuranzas de Mateo. Cuando Ganhdi las leyó por vez primera le causó una gran admiración. ¡Esto era lo que buscaba desde hacía tiempo!, dijo por todo comentario. Luego, cuando conoció a los cristianos se llevó una gran decepción, porque veía que no llevaban a la vida esta admirable página evangélica.

  2-    Nueva formulación. Hoy, vamos a crear nuestra lista de las bienaventuranzas, tratando de no variar su espíritu.

+ Primera bienaventuranza. Las ocho bienaventuranzas son una, Jesucristo. Feliz de ti si haces de él el santo y seña de tu vida.

·      Nietzsche dijo que en los 20 siglos de cristianismo no había habido más que un solo cristiano: Jesucristo. Feliz si te empeñas en parecerte a Él, digamos, en estos 3 aspectos: 1) aceptando tal como eres y estás conforme con lo que posees y haces. 2) mostrando tener alma samaritana con los necesitados. 3) viviendo en continua acción de gracias a Dios por tu vida.
  
    + Segunda bienaventuranza. Si vas aprendiendo a postrarte ante el Señor de la vida, y con las manos juntas estás ante él frente a frente, bienaventurado eres.

·        Seguramente, en tu niñez y juventud no se te educó a hacer de la oración algo importante. No digo tanto el rezar un padrenuestro por las noches, lo cual no está mal, sino  que me refiero a poder pasar un espacio de tiempo ante Dios. Si tú quieres orar con las bienaventuranzas, puedes pasar 20 minutos rumiando esto: Bienaventurado aquel para quien Dios es su principal riqueza. Se trata de pasar un rato no corto con esta frase, expresando deseos de que esto sea verdad para mí: Deseo, Señor, que tú seas mi principal riqueza. Quiero liberarme de mi apego a los bienes de la tierra. Puedes ir repitiendo estas frases u otras, hasta que las interiorices, renovando tu deseo de que Dios sea tu bien, tu riqueza. (Citar un ejemplo).

     + Tercera bienaventuranza. Si cada vez te sobran más cosas y puedes prescindir de ellas; si te ciñes a lo necesario, feliz de ti, pues podrás compartir con los que nada tienen.

·        Compartir algo tuyo es costoso, pues todos somos muy egoístas. Sin embargo, éste es un tema muy importante en la vida cristiana. La fe que no llega al bolsillo es una fe débil. Propónte algún avance, por pequeño que sea: si sueles dar un euro los domingos en la iglesia, alguna vez da 2.

     + Cuarta bienaventuranza. Afortunado de ti si llegas a soñar que eres la persona más importante del mundo, porque por tus venas corre sangre divina. Feliz de ti si al despertarte te lo crees y vives en consecuencia.

·        Puede que tu autoestima no sea muy grande. Sin embargo, tu fe te está diciendo que eres hijo, hija de Dios. Eres de raza divina. Estás destinado a gozar de Dios para siempre en la feliz eternidad. Si esto es así, ¿cómo puedes vivir con conciencia de pobre y poco afortunado?

     + Quinta bienaventuranza. Llegará un día, en que se apagará en tus ojos la visión de esta tierra. La vida te dirá adiós en medio del silencio, corriendo ante tu rostro su último telón. Dichoso de ti si en ese trance, haces tu mayor acto de fe en el amor de Dios.

·        Es una invitación a hacer el acto mayor de fe de cuantos hayas hecho, cuando la vida se te escapa y llega la hora de la verdad. Feliz de ti si entonces eres capaz de decir a Dios: Señor, confío plenamente en tu amor. Creo que me distingues con tu amor y me quieres como a tu hijo querido. Gracias, mi Dios.

·        Y para que al final de tu vida puedas hacerlo, entrénate a practicarlo ahora que te sientes bien. 

     + Sexta bienaventuranza.  El llamado pecado original no es otra cosa que la limitación propia de la condición humana con las inclinaciones que todos tenemos al egoísmo, al orgullo, a la ambición, a la envidia, al odio y todo lo que nos lleva a enfrentarnos los unos contra los otros. Es todo lo que en nosotros hay de deshumanización. Afortunado eres si pacientemente tratas de superar tu pecado original.

·        El pecado original no es ninguna mancha, no es ningún pecado personal que hay que quitar por el Bautismo. Es una tendencia al mal, al egoísmo, al orgullo, contra la que debes luchar para no dejarte dominar por esta inclinación al mal.

+  Séptima bienaventuranza. La felicidad no se halla en lo placentero y en lo fácil. Está entretejida de esfuerzo y entrega sacrificada. Feliz de ti si vives experimentando esto.

·        La vida tiene su lado costoso, que hay que asumirlo si queremos vivir humanamente. El que se deja llevar siempre por lo fácil y por lo que le agrada vive alejado del evangelio.


+  Octava bienaventuranza. Se ha dicho que ver la televisión 4 horas diarias, por término medio, es incompatible con el desarrollo y el mantenimiento de una espiritualidad cristiana. Afortunado eres si si te escapas de la tiranía de la televisión.

P. Pedro Olalade.